Hablemos de "cambiadores de juego" o "cambiadores de vida". Quizás puedas pensar en una innovación o cambio en tu vida que haya tenido un impacto importante y positivo en tu forma de experimentar el mundo. Durante un reciente viaje al Ixcán, vi de primera mano cómo un par de gafas pueden cambiar realmente tu vida.

Ixcán es conocido por su intenso calor, y nuestra semana de visitas a pacientes en marzo no fue una excepción. El último día, Magdalena, de 63 años, hizo cola durante cuatro horas para que le examinaran los ojos. Deseaba tan desesperadamente mejorar su visión que estaba dispuesta a soportar los 96 grados de temperatura.

Cuando por fin la examinamos, descubrimos que necesitaba gafas tanto para ver de lejos como de cerca. Busqué entre nuestras existencias unas gafas bifocales adecuadas, pero sin éxito, y decidí ver si las gafas de lectura por sí solas marcarían la diferencia.

Desde luego que sí.

En cuanto Magdalena se puso los lectores, se le iluminó la cara. Metió la mano en el bolso, sacó una Biblia y empezó a leer en voz alta.

Entre lágrimas de alegría, dio las gracias por poder volver a ver.

Me sentí humilde y conmovida por la enorme diferencia que estas simples gafas habían supuesto en su perspectiva y en su vida. Recordé la razón por la que empecé a hacer este trabajo hace tantos años.

Según la Organización Mundial de la Salud, "devolver la vista a una persona con una operación de cataratas o un par de gafas es una de las intervenciones sanitarias más rentables que se pueden realizar."

Gracias a su generoso apoyo, Enfoque Ixcán restaura y mejora la calidad de vida de las personas.
En el caso de Magdalena, eso significa leer su querido libro.

~Para un estudiante, significa ver la pizarra correctamente.
~Para un promotor de la salud, significa descifrar las recetas correctamente.
~Para un agricultor, significa cuidar los campos con más seguridad.
~Para un líder comunitario, significa participar en eventos con más eficacia.
~Para un abuelo cariñoso, significa observar las travesuras y habilidades de la siguiente generación.

¿Qué significaría para ti un cambio de vida así? Si perdieras la vista y te la devolvieran, ¿qué llenaría inmediatamente de alegría tu corazón y de lágrimas tus ojos?

Mientras reflexionas sobre esta pregunta, te invito a donar a Enfoque Ixcán. Juntos podemos asegurar que muchas más personas como Magdalena experimenten la alegría de una vista renovada que les cambiará la vida.