Un paciente reciente de nuestra nueva clínica en Ixcán, Guatemala, fue Sebastián. Sebastián tiene 73 años y es funcionalmente ciego debido a unas cataratas muy densas. No puede ver caras, formas o colores. Sólo tiene percepción de la luz. Pueden imaginarse cómo limita esto su vida. No puede salir de casa solo para visitar a sus amigos o ir a la iglesia o al mercado. No puede ayudar mucho en la casa.

Cuando se produce la ceguera, el paciente suele necesitar un cuidador a tiempo completo, lo que aparta a otro miembro de la familia de un empleo útil o de su trabajo o tareas en el hogar. La mayoría de las veces, el cuidador de Sebastián es un nieto.

El paciente ciego es marginado de su familia y de la sociedad y tiene una vida considerablemente reducida. Restaurar la vista de una persona suele significar mejorar la vida de toda una familia y una comunidad.

Los habitantes de Ixcán, como Sebastián, se ganan la vida con las manos. Necesitan poder ver para enhebrar una aguja, para leer las instrucciones, para quitar una astilla, para hacer reparaciones o dar de comer a las gallinas y para caminar. Por no hablar de ver una cara sonriente o un gesto de ánimo.

Las estimaciones de la Organización Mundial de la Salud muestran que más de 5.000 personas en Ixcán, Guatemala, tienen la visión reducida a 20/60 o peor debido a las cataratas y casi la mitad de esas personas tienen la visión reducida como Sebastián; es decir, sólo la percepción de la luz.

Sebastián
Enfoque trabaja diariamente para corregir esta situación

En primer lugar, educando al público para que sepa que las cataratas son una enfermedad tratable. De hecho, en la mayoría de los casos se tarda tan sólo 10 minutos en realizar la cirugía. Sin embargo, el 68% de la población desconoce que las cataratas son tratables y en Ixcán la mayoría no se lo puede permitir.

En segundo lugar, la IE está identificando a las personas que tienen cataratas y financiando sus operaciones. Podemos cubrir el coste de una operación de cataratas por sólo 200 dólares. Esto se debe a que nos asociamos con una clínica oftalmológica guatemalteca, Visualiza, que gestiona clínicas de servicio social que ofrecen cirugías oculares a precio de coste.

El coste social y emocional de la ceguera para personas como Sebastián es enorme, pero el coste del tratamiento a través de Enfoque Ixcán es pequeño en comparación. Usted puede ser parte de la solución. Tu donación a Enfoque Ixcán devolverá la visión a Sebastián y cambiará su vida y la de los que le rodean.